sábado, 2 de julio de 2016

Pablo Bruera., artista del cafe , la madera y la chapa

Pablo Bruera  ( este  CV  quedo atrasado, el pibe  ya expuso en todo Europa)

Nace el 14 de noviembre de 1972 en Montevideo - Uruguay.

PREMIOS Y EXPOSICIONES:
_Individual 'Macadam», Trench GaIIery, enero de 2002, Punto del Este-Uruguay.
_Individual "Macadam", sala Carlos F Sáez del MTOP julio de 2001, Montevideo-Uruguay.
_Muestra colectiva, Trench Gallery, febrero de 2001, Punta del Este-Uruguay.
_Muestra colectiva "Premio Paul Cezanne", Centro Municipal de Exposiciones, noviembre de 2000, Montevideo-Uruguay.
_Individual, Instituto Goethe, setiembre de 2000, Montevideo-Uruguay.
_Muestra colectiva "Premio Batuz de Arte Emergente", sala Carlos F. Sáez del MTOP, abril de 2000, Montevideo-Uruguay.

_Premio Estímulo en la "Bienal Mosca de Arte Joven", Museo de Arte Contemporáneo, noviembre de 1999, Montevideo Uruguay.
_Primer Premio en el "Premio Philips de Arte para Jóvenes Talentos", setiembre de 1999, Montevideo-Uruguay.
_Muestra colectiva Galería Moda Trabo en el Memorial de América Latina, diciembre de 1999, San Pablo-Brasil.
_Muestra colectiva "Segundo Remate de Obras Selectas de Artistas Contemporáneos del Uruguay", Casa de remates Gomensoro, Portones Shopping, noviembre de 1999, Montevideo-Uruguay.
_Muestra colectiva "Concurso del Banco Hipotecario", Banco Hipotecario, diciembre de 1998, Montevideo--Uruguay.
_Muestra colectiva "VII Salâo Internacional de Desenho para Imprensa" Usina do Gasometro, noviembre de 1998, Porto Alegre-Brasil.
_Muestra colectiva "Salón Municipal de Artes Plásticas", Centro Municipal de Exposiciones, noviembre de 1998, Montevideo Uruguay. Individual, complejo Cultural Cinemateca Pocitos, mayo de 1998, Montevideo-Uruguay.
_Muestra colectivo "Montecaturas", Atrio de la Intendencia Municipal de Montevideo, diciembre de 1997, Montevideo- Uruguay.
_Muestra colectiva "Caricaturo del Uruguay", Atrio de la Intendencia Municipal de Montevideo, en el marco de Montevideo Capital Cultural de Iberoamérica. Se le encomienda además el diseño del catáogo, agosto de 1996, Montevideo-Uruguay.
_Mención en el _Individual, Complejo Cultural Cinemateca Pocitos, enero de 1995, Montevideo-Uruguay.
_Mención Especial, en el "XIII Salón Leonístico de Jóvenes Plásticos", sala Voz Ferreira, mayo de 1994, Montevideo - Uruguay.
_Mención Especial en el "Premio Nacional de Humor Gráfico", Biblioteca Nacional, julio de 1992, Montevideo-Uruguay.
_Mención Especial en el «Concurso de Humor Gráfico, semanario Brecho»> setiemore de 1989, Montevideo-Uruguay.
_Ha colaborado con "El País Cultural" del diario El País, el semanario "El Día", revista "Genios" del diario El Observador, el suplemento "¡Berp! del diario La República, la revista "Guambia", el semanario «Brecha», los suplementos "El Semanario" y "Tic-Tac" del diario "Lo Hora". En Argentina con la revista "Rolling Stone", revista "Gente".
_Realizó estudios con el maestro Guillermo Fernández, Hermenegildo Sábat, en el Club de Grabado con Eduardo Fornasari.
Texto curaturial


El carácter multiplicador de la era industrial ha producido en las sociedades modernas notorios efectos transformadores de sus fundamentos, despertando reacciones en cadena que tornaron inviable la regresión a los estados de simplicidad anteriores a su surgimiento. Mecanización, serialización, indiscriminación irrumpieron en el cotidiano del hombre único, transformándolo en el feliz y aletargado individuo número, adquirente de fantasías de unicidad al precio de la masificación.
Este fenómeno polarizó los recursos humanos hacia los centros de producción de las factorías, con lo que la modernidad comportó una esencia urbana sine qua non. La competitividad y el consumo generaron absurdos volúmenes de materiales descartables, incrementados por los de origen sintético, situación que alcanza su apogeo a partir de la segunda posguerra.
Siendo el arte una de las caras visibles de realidades paralelas, suerte de monitor reflejante del imaginario sincrónico, la fatalidad de este nuevo universo pesando sobre los creadores de la era del desecho originó nuevos lenguajes, nuevas poéticas edificadas sobre los cementerios del descarte industrial.
Son justamente cajas de empaque, cartones protectores de productos seriados, el material que Pablo Bruera utiliza para construir, o tal vez sería más conveniente decir deconstuir, una propuesta de objetos escultóricos, formas y resignificaciones semejantes a alegorías surgidas de alguna parábola de José E. Rodó.
Estructuras laberínticas concatenadas juegan a la liviandad o a la ingravidez, irrumpiendo en el plano vertical como desmoronamientos o multiplicándose desde la base y ascendiendo dinámicas como si aspiraran a desprenderse de su arraigo. Cada detalle inherente a su naturaleza industrial deviene un elemento plástico disfrutable en texturas, colores y dinamismos que se despliegan o repliegan sobre sí, en un juego de develaciones y ocultamientos.
El uso del betún como fuente tonal, renovada sensibilización de un recurso pragmático asociado al macadam-comunicación vial, se torna en Bruera una fuente de comunicación expresiva, un argumento emotivo y estético planteado en gamas sobre las que irrumpen empastes y rojos vivos, integrando leyendas e inscripciones de origen. En su periplo inquisidor, el contemplador descubre despliegues de tapas y aletas devenidos soportes de pequeñas pinturas abstractas de paladeable calidez.
La rigidez ortogonal se desvirtúa en el encadenamiento de estos espacios compartimentados, giros y torsiones reveladores de múltiples obras desmembradas a partir de una: los planos se facetean y tensionan insertándose unos en otros en continuidad de descomposiciones del movimiento. Si algunas oquedades descubren aristas agresivas, lo harán en convivencia con superficies trabajadas en forma pictórica desde el negro al natural o perforadas regularmente en series. Asimismo el rasgado en décollage enriquece el plano de nuevas texturas en ondulaciones corrugadas.
Si estas esculturas semejan milagros de emergencia surgidos en forma intempestiva desde los planos, las pinturas de Pablo Bruera en planteo bidimensional, remitiendo a paisajes urbanos, se configuran en planteos ambiguos apostados a abstracciones sugerentes de figuraciones. Líneas y planos ortogonales se suavizan en delicados encuentros - sólo pocas veces confrontados - con superficies curvadas, estableciendo una continuidad en la motivación de ambos lenguajes, volumétrico y plano. Las organicidades se resuelven sensuales, oscilantes entre asperezas que neutralizan compositivamente su carácter punzante por alternancia y por el uso de texturas y gamas tonales. Un rojo restalla, un personaje se planta inmóvil sobre el plano y una forma transita el cielo ficticio de los paisajes abstractos.
Las calidades matéricas de sus cuadros corren parejas con las de sus esculturas, en ambos disfrutables como percepciones visuales y táctiles. Un artista multifacético con capacidad de resolución en el espacio y en premisas de bidimensionalidad, en una línea conductora atinente a la modernidad y a la impronta urbana de las sociedades contemporáneas. La posibilidad de resignificar desechos industriales, siguiendo un proceso de sensibilización en el que el pragmatismo muta en creatividad, no es monopolio de Bruera, pero sí es su mérito el haberlo realizado con solvencia, obteniendo un producto distintivo en el contexto de un arte masificado.


(MARIA E. YUGUERO )

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada