sábado, 2 de julio de 2016

http://www.turismo.gub.uy/index.html
URUGUAY


Uruguay es un país sobre la costa Atlántica del Cono Sur sudamericano, que cuenta con 176.215 km2 de bosques, colinas, llanuras verdes cultivadas, extensos horizontes abiertos y lo más atractivo de todo: 193 kilómetros de playas de arena sobre el mar y 813 kilómetros de litoral fluvial sobre el Río Uruguay y el Río de la Plata.
La charla tranquila, el mate sin apuro, cabalgatas en la arena y excelentes parrilladas son la síntesis de un país para el descanso reparador. Desde la sofisticación de Punta del Este, pasando por el misterio de las fortalezas españolas del norte, deteniéndonos en el aire colonial y antiguo de Colonia, mezclando mucho campo, pueblos sencillos y el aire cosmopolita y abierto de Montevideo, Uruguay es una gran mezcla de alegría murguera con tranquilidad pampeana. Las costas tienen extensas payas de arena fina y abundante, salpicadas por zonas de rocas lisas graníticas, siempre cercanas a bosques de coníferas y poblaciones parquizadas, donde siempre hay arboledas.
Uruguay limita al norte y noreste con Brasil, al este y al sur con el océano Atlántico, al sur con el Río de la Plata y al oeste con Argentina. Es el segundo país más pequeño del continente. El río Uruguay marca su frontera occidental. Pastizales altos, palmares interminables, cielos límpidos y pueblos pesqueros que encantan con sus productos artesanales hechos con caracoles al borde del mar, encantan tanto como las flores silvestres que crecen por doquier, como el mirto, la mimosa, el romero y el ceibo. El urunday, el lapacho, el algarrobo, el quebracho, el jacarandá, el sauce y la acacia son las especies autóctonas, mientras que pinos, eucaliptos, álamos, cipreses, robles, cedros, moreras y magnolias plantadas para fijar las dunas de arena que llenan la zona costera del Atlántico.

Montevideo :

La capital de Uruguay y del departamento del mismo nombre es una amplia ciudad que se abre como un abanico contra el importante puerto del río y sus playas frente a un mar mezcla con agua dulce que ofrece un paisaje amplio ideal para la caminata con vista al horizonte. La ciudad creció con edificios de estilo neoclásico que la hacen recordar las capitales europeas, con plazas arboladas, avenidas comerciales y espaciosos bulevares.
Se obtiene una espléndida vista desde el cerro Montevideo al que debe su nombre (del portugués monte vide eu, “ Yo vi un monte”). Otros sitios de interés son el mausoleo del héroe nacional José Gervasio Artigas, el antiguo Cabildo, la catedral colonial de 1790, la Puerta de la Ciudadela (1742) y la Casa Lavalleja (1783), la Universidad de la República (1849), del Instituto de Estudios Superiores (1928), del Museo Histórico Nacional (1900), del Museo Nacional de Bellas Artes (1911) y la plaza Cagancha , centro neurálgico de la ciudad fundada en 1726 por Bruno Mauricio de Zabala para proteger la región contra la infiltración portuguesa proveniente de Brasil.
Los domingos por la mañana se organiza una feria de pulgas a lo largo de la calle Tristán Narvaja, que vale la pena recorrer para hallar antigüedades únicas a muy bajo precio, entre otros productos que mezclan discos, libros con zapatillas y frutas frente a los edificios de la Biblioteca Nacional y de la Facultad de Derecho.
El departamento de Montevideo cuenta con sierras al norte que enmarca bellas playas frente al mar. Estos picos verdes están compuestos por la Sierra de Carapé, el Pan de Azúcar y la Sierra de Las Animas, con arroyos que se vierten en el mismo mar. Las lagunas del Sauce, de José Ignacio y de Garzón, formadas por ríos homónimos, reúnen el agua acumulada por las lluvias en esta zona.

Chuy:
Es una localidad de frontera situada en el extremo oriental del territorio de Uruguay: una calle pertenece al Uruguay y la vereda a de enfrenta pertenece a Brasil . La laguna Merín tiene aguas son compartidas entre ambos países. A 340 km de Montevideo sobre la ruta 9, este lugar que es puerto franco vende productos importados sin impuestos. Cerca de este lugar se encuentra el Fuerte de San Miguel, construido en 1734 para proteger el territorio rioplatense de la invasión portuguesa de los bandeirantes. Frente a la ciudad uruguaya de Chuy, pero en territorio brasileño, está la ciudad de Chui y la bellísima playa de Barra do Chui, con amplias extensiones de arena y casas residenciales de veraneo.

La Coronilla:
Pequeños poblado se extienden en esta playa al norte de Uruguay, junto a grandes extensiones de arena que brindan excelente pesca porque varios ríos desembocan sus aguas aquí. El paisaje es ondulado y hay campings y hoteles con piscinas de aguas termales o climatizadas.


Piriápolis:
La ciudad cabecera de la Riviera Uruguaya con vastas playas de arena salpicadas por dunas, promontorios rocosos y grandes bosques de pinos. Hermosas plazas floridas y paseos en la sierra, estatuas y monumentos decoran esta ciudad ideada por el empresario Francisco Piria, quien en 1930 construyó el sofisticado Hotel Argentino y transportó en ferry a los primeros turistas argentinos. Ahora el hotel se llama Castillo de Piria, dio origen a la ciudad que cuenta con buena hotelería, amplias playas frente a un mar calmo y sin olas, una agradable costanera al estilo de principios de siglo y el cerro Pan de Azúcar dominando todo. El puerto de Piriápolis ofrece increíbles bocados de pescado fresco y frito a la vista. También se realizan excursiones pesqueras .


Atlántida :
Poco después de pasar la desembocadura del Río Solís , se suceden una serie de balnearios tranquilos y arbolados, con casas de veraneo y fin de semana que nunca están lejos de la playa.
Uno de estos balnearios es Atlántida, que cuenta con un agradable centro comercial y un curioso minizoológico junto al mar donde se pueden ver monos y hasta un tigre de Bengala.

La Paloma:

En torno al vistoso faro en unos riscos rocosos contra el mar se encuentra La Paloma, un balneario muy verde y tranquilo, con un centro comercial muy animado, heladerías, hoteles, campings, casas de alquiler y una atractiva
Feria Artesanal en el medio de un bosque de pinos, donde se pueden adquirir hermosos pulóveres hechos a mano, elementos de cuero y de talabartería, y de madera tallada a mano. Los churros que sde venden sobre la playa son espectaculares.



La Pedrera:

Pegado a La Paloma se encuentra este lugar más agreste, menos poblado y más residencial, donde colinas y dunas ofrecen espectaculares panoramas de playas junto al mar Es una zona residencial de chalets con amplios jardines a la sombra de pinos agitados por la brisa del mar. La influencia brasileña se encuentra en unos increínbles sandwiches rellenos de todo lo imaginable ( legumbres, carne , jamón , queso , huevo frito) llamados bauru , que alcanzan para saciar el hambre de una jornada entera en la playa.


Punta del Diablo:
Más al norte, unas extrañas formaciones rocosas como bochas graníticas que hubiesen sido arrojadas al mar, forman el atractivo principal de este pueblo pesquero y sencillo, habitado por bohemios y artesanos que emplazan en la calle principal su feria de artesanías hechas con caracoles y corales. En los bares cercanos sirven delicias que vienen del mar , como buñuelos de algas y mariscos fritos.



Cabo Polonio:

Una punta de arena y piedras en las que estalla la espuma del mar para olvidarse de la ciudad. En Cabo Polonio, alrededor de 130 pobladores viven la naturaleza sin necesitar las comodidades que ofrecen las metrópolis. En este pueblo de pescadores, escritores y artistas pareciera que solo bastara con tirarse panza arriba a descansar: no hay urgencias ni televisión, agua corriente, electricidad o discotecas. Entre las viviendas clavadas en la arena, las ovejas pastan sin apuro esquivando rocas bien erguidas o dando paso a turistas que prefieren, antes que el ruido, recorrer dunas solitarias, y comer y dormir al natural.
Al Cabo no se puede ingresar en automóvil, sino con camiones tipo Unimog o carretas tiradas por caballos que surcan las interminables dunas.
En las playas tranquilas, los turistas reposan en la arena, nadan o salen a caminar. A lo lejos, se ven interminables dunas por recorrer, mientras que el faro nunca se pierde de vista. Esta construcción, realizada en 1881, fue el punto de partida para la comunidad que comenzó a instalarse, desde entonces, alrededor de la torre. A principios del siglo XX, los cazadores invadieron el lugar en busca del preciado aceite de los lobos marinos amenazando con exterminar la especie, pero aquel exterminio terminó y actualmente estos mamíferos reposan tranquilos al sol. Una reserva natural los protege en el Cabo y en la Isla de los Lobos, el islote que se encuentra enfrente del poblado a cual se cruzan y donde conviven con algunos elefantes marinos.
Cuando cae la noche, solo la luz del faro, dando vueltas, ilumina, y las velas y linternas señalan el camino de los hombres mientras que las bombitas eléctricas se reservan solamente para algunas cantinas.
En el medio del living, del piso de arena nace una roca que siempre estuvo allí. Alrededor suyo construyeron el rancho, una de las trescientas casas rústicas de madera o de material donde viven los lugareños y que se alquilan para los turistas empeñados en prescindir del confort para disfrutar de un ambiente natural único.Una vez fuera, todo es perfecto si desde una hamaca paraguaya ya se ven los colores del atardecer sobre las olas.
Los pescadores, recién llegados de altamar salan su mercancía al sol, clavándola en palos de madera, y es el momento justo para hacer las compras del día, si la intención es cocinar pescado. En Cabo Polonio hay cuatro posadas en las que se pueden comer, entre otros platos, chivitos, pollos y especialidades de mar en una mesa por U$S 9, y también hay puestos, que son como kioscos, donde se vende comida para disfrutar sentados en la arena. Empanadas de pescado, rabas, tortas fritas y alfajores artesanales son algunas de las delicias del lugar.También se puede recorrer la feria artesanal para comprar algún adorno hecho de caracoles, o realizar cablagatas oor la playa .



Colonia :

Calles adoquinadas y de aire colonial, con cañones antiguos apuntando al estuario del Río de l a Plata caracterizan al paseo histórico por esta ciudad. La ciudad de Colonia del Sacramento, con una población de aproximadamente 20.000 habitantes, es uno de los destinos preferidos por los argentinos que la eligen durante sus vacaciones cortas o fines de semana libres por su belleza y tranquilidad en las cercanías de la Capital Federal.
Fundada en 1680 por el portugués Manoel Lobo, conserva aún construcciones que fueron erigidas en el siglo XVII. Entonces, se había convertido en la principal vía de entrada a América del sur del contrabando de mercancías inglesas y danesas. Así, Lisboa burlaba el monopolio que España pretendió imponer en aquella época para convertirse en la única proveedora de los productos consumidos en sus colonias en América. Recién en 1777 la Corona Española logró tomar control efectivo de estas tierras, incluyéndolas en su virreinato del Río de la Plata.
Colonia se encuentra a 180 km de Montevideo (capital de la República del Uruguay) y a 50 km de la ciudad de Buenos Aires, y forma parte del denominado Litoral uruguayo, el área ubicada entre el río de la Plata y el Uruguay sobre el límite con la Mesopotamia Argentina.
El Barrio Histórico, en una península al oeste de la localidad, guarda hoy los recuerdos de los viejos tiempos en que estas tierras enfrentadas al puerto de Buenos Aires eran evangelizadas por los jesuitas y controladas por lisboenses.
La Colonia Portuguesa, es la entrada a la ciudad vieja y fue construida en 1745. A partir de allí, las construcciones coloniales se alinean en torno a la Plaza Mayor entre vías empedradas y árboles de tilo que dan sombra a las veredas de baldosas desteñidas.
En el Museo Portugués se guardan objetos y documentos que rememoran las épocas bajo el dominio de Lisboa, mientras que la historia de la ciudad también es recordada en la Casa de Lavalleja y en las ruinas del Convento de San Francisco, el Museo Municipal , el Español, y el De los Azulejos, el Archivo Municipal, la Capilla jesuítica(antiguo templo en ruinas de los sacerdotes misioneros) y en la Casa del virrey, un edificio que a pesar de que curiosamente nunca albergó al representante de los reyes españoles en América es una de las construcciones más representativas de la arquitectura colonial.
La Matriz es la iglesia más antigua de la ciudad, que fue levantada en el año de la fundación del poblado y que perduró a través de los siglos y las ocupaciones portuguesas, españolas y brasileñas, hasta que se constituyó la República Oriental del Uruguay.
Después del recorrido histórico, algunos visitantes deciden refrescarse en las modestas playas a orillas del río.La Playa Ferrando está rodeada por un bosque de sauces y pinos y brinda una óptima vista de esta mezcla de mar con.
Todas las especialidades uruguayas , como los suculento sandwiches conocidos como chivitos- bife de carne con jamón , queso y huevo – y parrilladas deliciosas se encuentran en el casvo antiguo de la ciudad.
En la Plaza Mayor del Barrio Histórico se organiza cada domingo una feria artesanal en la que los visitantes pueden conseguir tejidos de buena calidad a precios razonables, mientras que en El Musguito, se venden artículos de cerámica, cueros y madera tallada.


Punta del Este


Punta del Este es el lugar favorito de los argentinos que disfrutan de sus playas glamorosas y su agitada vida nocturna.
La Rambla General Artigas bordea la península, desde la Mansa (balneario de aguas calmas de cara al Río de la Plata) y el Yacht Club en la rivera oeste, pasando por la exclusiva zona residencial en el extremo sur hasta la Playa Brava, con un fuerte oleaje y abierta al océano Atlántico en el este.
En las arenas claras los jóvenes se muestran siempre a la moda mientras desde los paradores (restaurantes y confiterías instaladas en el borde la calle costanera en cada balneario)la música suena a todo volumen.
La calle principal de Punta es la avenida Gorlero, donde se encuentran una amplia gama de comercios, desde boutiques de primera categoría hasta restaurantes, bares y cines con todas las posibilidades para salir de paseo cuando empieza a anochecer, después un día de playa y de haber disfrutado del bello espectáculo de la puesta del sol. En Punta existen varias pizzerías, y restaurantes que preparan comida francesa, italiana y manjares con frutos del mar.
En las primeras horas de la madrugada, los más jóvenes dejan el centro de la ciudad para bailar frenéticamente en las discoteques de moda de La Barra, al este de la Playa Brava, las cuales han sido comparadas por su impresionante infraestructura con los megalocales de Ibiza.
Otras de las posibilidades para la noche son tomar un trago en un bar, disfrutando de algún espectáculo musical o visitar alguno de sus elegantes casinos.
Los visitantes que cuentan con un presupuesto acotado pueden tener problemas para encontrar buenos precios en Punta del Este, ya que esta exclusiva ciudad resulta muy cara en comparación, incluso, con los valores que se manejan en la ciudad de Buenos Aires.
Los que disfrutan saliendo de compras pueden recorrer la Feria de los hippies, que permanece abierta en la Plaza Artigas desde las 6 pm hasta la 1 am todos los días durante la temporada de diciembre a marzo y que funciona entre las 11pm y las 5 am el resto del año.
Esta pequeña península se encuentra en el sur del partido de Maldonado, sobre la costa uruguaya entre el Río de la Plata y el Océano Atlántico. La ciudad está divida en dos zonas, partiendo del puerto: el área más nueva hacia el norte con hoteles y altos edificios de departamentos, y un barrio residencial ubicado hacia el sur.
A aproximadamente doce kilómetros de la costa, la Isla de los Lobos es el hogar de alrededor de 300.000 lobos marinos. Durante las invasiones inglesas de 1806, este islote funcionó como un lugar de confinamiento para los prisioneros de los británicos, y hoy puede visitarse en excursiones organizadas por la Unión de Lanchas en Punta del Este. (tel. 42594)
Desde marzo hasta mediados de diciembre, se puede disfrutar de la gran belleza de la ciudad y sus hermosas playas con muy pocos visitantes. En los alrededores se encuentran playas de gran belleza que no son tan concurridas o tan caras como las del centro de Punta del este.
En la Isla Gorriti que se encuentra frente a la ciudad y a la que se puede llegar zarpando de Puerto de Yachts luego de media hora de viaje en lancha. Allí se encuentran las ruinas de las Baterías de Santa Ana (una fortaleza construida en el siglo XVIII) y dos restaurantes para disfrutar de una buena comida después de haber descansado en la playa de arenas blancas y aguas tranquilas.




Paysandú,

Al oeste de Uruguay y bañado por las plácidas aguas del río Uruguay se encuentra la ciudad de Paysandú, con amplias casonas del siglo XIX y un hermoso parque frente al río Uruguay, con palmeras añosas, juegos infantiles muy originales, un zoológico gratuito y muy interesante, clubes de pesca y náutica y campings con fogones con vista al río. La ciudad fue fundada en 1772 por Policarpo Sandú, un sacerdote que trajo a este lugar un grupo de familias indígenas provenientes de otras misiones jesuíticas. El sitio tiene una importante industria avícola y ganadera y cuenta con un interesante mercado artesanal. Varios arroyos atraviesan el territorio del departamento de Paysandú, además de cuchillas como la de Queguay y la de Haedo. Paysandú es un activo puerto fluvial y tiene plantas de envasado de carnes, fábricas de curtido de piel y molinos. En la zona oriental de este departamento está la Cuchilla de Haedo, donde nace el río Queguay Grande que se deshace en las hermosas Cascadas del Queguay.



Parque Nacional Santa Teresa :

Rocha es una ciudad en el sureste del país a orillas del arroyo de su mismo nombre. La laguna de Rocha. Se interpone entre la playa y la ciudad. El Parque Nacional Santa Teresa guarda una hermosa arboleda, una zona de protección de fauna con reserva de carpinchos, un invernáculo con hermosas especies de flora, piscinas abiertas al público, camping en el bosques y playas excelentes muy aptas para el surf. En el Parque Nacional de Santa Teresa llaman la atención sus bañados y sus antiguos palmares. En medio del bosque y sobre una elevación, se encuentra la Fortaleza de Santa Teresa.

Fortaleza de Santa Teresa:

En 1762 el Virrey Don Pedro de Ceballos mandó construir esta fortaleza para contener los ataques continuos de los portugueses, que querían extender su territorio hacia el sur. Cruentas batallas tomaron lugar en esta región repleta de palmares ondulados sobre colinas junto al mar. Luego el coronel portugués Osorio fortificó la zona del castillo chico.En1763 se realizó la construcción española con cinco baluartes de doble pared de piedra. En 1775 se terminaron de construir las murallas. En 1791 se terminó de construir el interior. En 1811 una nueva invasión portuguesa intentó volarla a pura pólvora, y lograron invadirla y apropiarse de el lugar estratégico. Entre 1825 y 1828 el coronel Oliveira desalojó a los imperialistas brasileros luego de arduos esfuerzos y cruentas batallas. Al fin llegó la paz en 1828, por lo cual la fortaleza dejó de tener valor militar. En 1895 empezó a ser una cárcel,y luego un potrero para cría de caballos del ejército. En 1928 una comisión restauradora la dejó a nueva. Ahora el interior es un campo de césped prolijamente cortado, donde cada estancia reproduce su sentido original. El polvorín tiene una pared de doble ancho y ventanas dobles para impedir que la humedad marina estropeara la pólvora . La habitación del capellán luce un cuadro donde el escudo de armas del reino de Portugal está labrado en cuero. Los bastiones y puentes levadizos estilo francés que creó el ingeniero Vauban en el siglo XVII, la convierten en el sitio más europeo del Uruguay.


Salto:
Ciudad al noroeste del país, en el departamento de Artigas. Es una zona de llanuras fértiles y húmedas, apenas onduladas por cuchillas de origen volcánico como las de Belén, las de los Arapey, la de Haedo, la de Daymán, de Salto y de Carumbé, en el sur. A lo largo de los cursos fluviales existen bosques de ibirapitá, timbó, algarrobo muy frondosos y llenos de aves acuáticas como garzas y gallaretas. La industria se centra en la capital Salto, y está basada sobre todo en productos ganaderos, desde reses vivas, a extractos de carnes, carnes congeladas y conservas. Las comunicaciones son buenas pues el departamento está servido por el ferrocarril, por carretera, por la aviación regional (aeropuerto en Salto y en Arapey), y sobre todo por el río Uruguay.
Se encuentra a orillas del complejo hidroeléctrico Salto Grande, construido sobre el río Uruguay, entre los saltos Grande y Chico, en la frontera de Argentina y Uruguay. Consta de un gran muro de hormigón que embalsa un lago de 140 km de longitud y alimenta a cuatro centrales hidroeléctricas (dos en cada margen del río) con una capacidad de generación total de 1.890 MW de potencia.
En torno Salto hay centros termales de gran belleza, con piscinas y cuidados parques donde el agua termal mana a la temperatura. Estos centros se encuentran en Guaviyú, Arapey, Dayman y Salto, y también en la costa argentina del río Uruguay .



Termas sobre el Río Uruguay:

Pocas sensaciones en la vida se pueden comparar con el placer que nos inunda al sumergirnos en aguas calentadas por las mismas entrañas de la tierra y teniendo al cielo como techo.
Los baños termales son un regalo que nos brinda el planeta, tan generoso y abundante como las frutas o las estrellas. Estas aguas cálidas y repletas de minerales cambian la química de nuestro organismo, renovándolo completamente. Muy cerca del puente Internacional de Salto Grande, podemos conocer los hermosos complejos termales uruguayos, como el de Salto, Dayman, Arapey y Guaviyú.
Arapey es un complejo vacacional de unas 120 hectáreas. En los años '30, buscando petróleo, se encontró agua termal a 13 km. bajo tierra. Estas termas están ubicadas dentro de un parque con jardines acuáticos, distribuidos en la costa del río, que se cruza con balsas y lanchas como parte de las actividades recreativas. El parque está decorado con caminitos de piedra, fuentes y puentes de extraña arquitectura que asoman por entre el vapor de las aguas termales, tiene cinco grandes piletas al aire libre, de distinto tamaño y con agua de diferente temperatura, y con hidromasaje. El Hotel Municipal cuenta con una piscina termal techada y 52 habitaciones que en su edificio de ladrillo a la vista y techo de teja permiten dormir después de descansar sumergido en el agua, que con sus componentes salinos fluye a 39 grados. Además se puede dormir en carpa, bungalows u otros hoteles. A la noche se puede encontrar diversión en el casino o en el cine. El predio cuenta con instalaciones deportivas, cancha de futbol 5 y paddle y cinco piscinas termales a una temperatura de 41° centígrados. Los que prefieran instalarse pueden pernoctar en el elegante Hotel Municipal o alquilando bungalows de duchas alimentadas, como corresponde, con agua termal.
Almirón es el centro termal uruguayo más cercano a la ciudad de Buenos Aires. Está casi frente a la entrerriana Colón, a 5 kilómetros de la ciudad de Guichón.A ellas se llega por una ondulado camino entre cuchillas o colinas, hasta encontrar el placer en las aguas sulfurosas. Guaviyú está en el kilómetro 441 de la ruta 3. A lo largo de seis piletas encadenadas fluye agua a 43 grados que enfría en sucesivas caídas. Hay piletas bajas para niños y más profundas para mayores. Se puede descansar sobre el prado a la sombra de los sauces y pinos o permanecer disfrutando del placer de los chorros de agua caliente en una pileta que equivale a un jacuzzi colectivo.
El deleite para los chicos es deslizarse por toboganes cayendo directamente en el agua caliente. El complejo cuenta con un camping, cabañas de madera muy bien equipadas con servicio de mucama y coquetos chalets que se alquilan. También hay parrillas, bares, heladerías y comercios que venden desde salvavidas hasta ojotas para que nadie tenga que irse de esta fuente de placer constante. En la misma ciudad de Salto, el hotel Horacio Quiroga cuenta con un spa termal de la mejor calidad, con 80 habitaciones con balcón con vista al lago, tres piscinas de agua termal, canchas de tenis, voley, fútbol y paddle y alquiler de sulkys y caballos en un ambiente altamente refinado. El Hotel tiene un restaurante, dos bares y personal especializado para que las vacaciones sean completas. Rumbo al norte y a 7 kilómetros de la ciudad de Salto se encuentran las termas de Daymán, ubicadas sobre el río del mismo nombre. En medio de una superficie de 2800 metros cuadrados prolijamente parquizados se conjugan arboledas , jardines y canteros separando enormes piscinas disponibles durante todo el año para tomar sol y nadar en aguas termales con temperaturas que oscilan entre los 36 y los 41 grados.El lugar es precioso , e invita al relax y cuenta con un sistema de toboganes acuáticos único en el país. Tiene habitaciones y comedor con suculento menú ,como para poder permanecer en el complejo poniendo a punto el organismo de quien quiera visitarlo. Tampoco hace falta padecer una afección para disfrutar de éstas límpidas aguas medicinales que, se asegura, obran maravillas en todos aquellos que sólo se sumerjan en ellas para recuperar la fuerza agotada por situaciones cotidianas de nerviosismo y stress.
El predio está hermosamente parquizado con senderos y canetros floridos ideales para gozar del ambiente campestre luego de la inmersión que nos deja con la sensación de estar flotando sobre nubes.
Hay hoteles en la ciudad, a 10 minutos de las termas, o se puede hacer uso del camping, los bungalows o chalets que se ofrecen en el complejo termal.Desde la ciudad es posible ir a conocer gratis la represa de Salto Grande, con su lago donde se practica la pesca y el esquí acuático, además de variados deportes náuticos. Otras opciones son cruzar a la vecina Concordia, o visitar la estancia La Aurora y el parque municipal Arriague, mezcla de zoológico y jardín botánico (también de acceso gratuito).



Tacuarembó:

Al norte de Uruguay, surcada por el río Tacuarembó, se encuentra esta ciudada grícola. Al sur se extienden los embalses del Río Negro como Rincón de Bonete y la represa Baigorría. El Museo del Indio y del Gaucho, en Tacuarembó, presenta colecciones de arte, armas y artefactos indígenas y gauchos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada