martes, 1 de septiembre de 2009

Cosas que sólo se consiguen en Uruguay I


Las imagino y no sólo se me hace agua la boca, sino que me sube su aroma por la nariz y se me derrite el cerebro, como si las volviera a probar. No son baratas, por eso hay que comerlas despacito. Tampoco son livianas, y conviene no abusar . Pero todas las que uno coma parecen pocas, porque siempre te quedas con ganas de más. Debe ser un engorro hacerlas...y quizás por eso no se consiguen en otra parte del mundo. En Uruguay abundan , y siempre querria llevarme todas las del puesto que las vende . El problema es que queda muy mal comprarlas y no convidar. Y si convidas, sn tan adictivas que en minutos no queda ni una : todos dicen que sí . Busqué su receta inútilmente en la web ...¡ que malos son los uruguayos poara subir recetas a la web! Anotan ingredientes que despues no explican cuando ponerlos, o meten ingredientes misteriosos como una receta de boniato dulce que dice que hay que agregarle dos cucharadas de " bebida" ...¿ Ah , si? ¿ Cual bebida? ¿ Coca cola? Creo que hay un complot oriental para pasar recetas mal escritas y con ingredientes faltantes, cosa que nadie pueda nunca preparar platos uruguayos fuera de Uruguay y sin la abuela al lado que le dicte la receta. Después de mucho buscar encontre una recta que parece lógica. Hay que ser el dueño de un gallinero para animarse a semejante extravagancia de huevos, pero aqui está , y quizás me anime a intentar que me salga en casa este maravilloso monumento al colesterol. Señoras y señores, no se consiguen en ninguna otra parte del planeta ( las de España o Cuba son otra cosa, jamás tan tiernas ): son las nunca bien ponderadas Yemitas uruguayas. Va la formula alquímica de esta mágica delicia :
Ingredientes para 8 personas- 1 taza de agua
- 2 tazas de azúcar
- 16 gotas de limón
- 1 cucharadita de vainilla
- 16 huevo, yemas


Instrucciones de elaboración:
Se hace un almíbar con el azúcar, el agua y el limón y cuando se seque entre los dedos es que ha tomado punto.( ¿ ven lo que les digo? Aca quieren que nos liguemos ua quemadura de tercer grado...¿ quien va a tocar almibar hirviendo con los dedos?)
Retírese del fuego y se deja enfriar, para ligarlo a las yemas.
Una vez ligado, se vuelve a colocar sobre el fuego y se mueven de delante para atrás hasta que se ve el fondo de la cacelola.
Se quita del fuego, se aromatiza con vainilla y se deja enfriar.
Se moldean y salen unas cuarenta yemitas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario